miércoles, 2 de junio de 2010

Lo que hay que ver

Os cuento. Mira que cada día me sorprendo menos de las cosas, pero en ocasiones no hay más remedio.
He salido de casa relativamente temprano, sobre las diez. Hoy interpretaban algunos compañeros de mi niña, una obra de teatro en el salón de actos de la ONCE. La sorpresa me la he llevado cuando he pasado por la delegación de la seguridad social, al pasar por la puerta he oido una pitada con muchos artilugios. Algunos electricos y neumaticos, sin duda para evitar esfuerzos, cada uno de una forma, color y sin duda procedencia diferentes. Todos eso si, siendo utilizados por los funcionarios de dicha institución, además de su risa y algarabia más propia de un desfile de carnaval desplegaban delante de ell@s una pancarta en la que se leía, no a la bajada de sueldos.
Eso me hace hacer una reflexion, y exponer una opinión, si aún tengo derecho claro está.
Los integrantes de dicha protesta, por supuesto, tienen derecho a quejarse. Pero también podían pensar un poco y ser conscientes de la situación en las que ellos se encuentran, y en la que están otros trabajadores de este pais.
Desgraciadamente son muchas las personas en paro, pero también es triste la de otros muchos que por estar trabajando en esta epoca de escasez de empleo, tienen que aguantar de sus jefes mucho más de lo que debieran. Ya que las amenazas están a la orden del día, coacciones en las elecciones sindicales, exigencias patronales, como aumento de jornada laboral o recortes de sueldo, siempre fuera de convenio, que se ven obligados a cumplir. Todo se resume en el aprovechamiento patronal de una situación complicada, para mejorar sus condiciones laborales y con ello por supuesto sus ganancias.
Pues los de los pititos, no los han despedido, están tranquilos porque no los van a despedir, no sufren amenazas ni coacciones. Tocan los pititos, electricos por supuesto, porque van a ver recortados sus lindos sueldos en un cinco por ciento.
Tal vez, ahí está el problema en tener más funcionarios que ningún otro pais, comparad con EEUU y os vais a sorprender. En definitiva, son trabajadores para el estado con buenos sueldos y contratos blindados. Como es posible que una vez se entra de funcionario, sea hasta la jubilación, el que no valga que lo echen, como ocurre en cualquier otro regimen laboral.
Querria que se acabaran esos privilegios, de esa forma ahorrariamos tantos sueldos en inutiles y chupones, dejando en su puesto al que de verdad lo valiera.
Y en todo esto, los sindicatos, pa cagarse. Para ellos no ha sido suficiente el cierre de tantas empresas, el número de parados, las personas despedidas sin ningún motivo, las coacciones, las amenazas. Nada de eso los hace moverse de sus comodisimos sillones, por otra parte pagados por todos nosotros, nada de eso merece la pena. Pero ahora le han tocado a los funcionaaaariiios, les han recortado el sueldo, esto es inadmisible. Harto Harto Harto de tanta hipocresia, de tanta mentira y falsedad, es mejor no ver nada, no saber nada y no interesarse por nada. Supongo esa ignorancia daria más felicidad a alguien como yo, pero no puedooooo y además la caloooo.
Si alguien que lo lee y es un funcionario gorron, flojo se ofenderá, que me perdone. El resto seguro que no se enfadará porque estará cumpliendo con sus obligaciones. Un saludo.

4 comentarios:

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola!
Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine

Luisa Arellano dijo...

Con los funcionarios pasa un poco como con los de los bares, Chaconi, que todo el mundo dice "jo qué bien viven los de los bares, ganan dinero a espuertas, hay qué ver"... y quizás sea cierto en algunos bares, pero lo que significa trabajar un bar sólo podrán entenderlo los que están o han estado detrás de la barra.

No se puede generalizar. Entre los funcionarios hay gente vaga, chula, déspota... exactamente igual que los hay en cualquier otro tipo de trabajadores; y por lo tanto también los hay que "curran que te cagas" y que echan el bofe por hacer bien su trabajo.

Como lo de trabajar detrás de la barra en un bar, lo de los funcionarios no se entiende bien hasta que no se ha estado en ese lado aunque haya sido como, en mi caso, funcionaria interina.

Te sorprendería la de contradiciones que tiene la gente a diario al respecto. Por un lado se desgañitan diciendo que quieren más policía, guardia civil, más bomberos, más médicos, enfermeros, maestos, profesores, catedráticos.... más administrativos en las ventanillas para no tener que guardar colas... y al momento se desgañitan diciendo que sobran los putos funcionarios...

Miedo me da pensar que a algún lumbreras se le ocurra empezar a eliminar, por ejemplo funcionarios médicos por médicos privados, o policía por seguratas, o maestros, profesores y catedráticos por fieles servidores de D. dinero.... en fin ya, a lo tonto a lo tonto se ha hecho alguna cosita que otra.... uffff

No pongo en duda que sobren administraciones, que sobran los cargos políticos... que sobran las prebendas de los jekes que salen de las urnas y su corte... pero los funcionarios... pues más bien no y si ellos no, mucho menos los laborales y los interinos que esos encima ni tienen las mejoras de los funcionarios.

En fin que ser funcionario no equivale a ser un delincuente.

Un beso enorme.

chaconi dijo...

Luisa, en ningún caso los igualo a delincuentes y en ningún momento me refiero al trabajador funcionario que cumple con su oficio correctamente. Un beso, trasnochadora.

Luisa Arellano dijo...

Si lo de delincuentes no lo digo por ti, lo digo por esa campaña que pulula por ahí y que, como soy muy mal pensada en según qué cosas, se me antoja que no es gratuíta y que tiene algo colgando.

Tú, me entiendes.