sábado, 8 de mayo de 2010

FUERZAS



Se va cayendo el mar por las rendijas,
se escurre a goterones lo que fue y lo que quiso
convertirse en palpable
pero que, como el pájaro aquel
que alimentaba mi madre en una jaula,
se alejó en un descuido.

Mientras la noche se aquilata,
un sol y sombra ambiguo toma cuerpo
y se añade al currículo

una vez y otra vez , de oficio,
se resuelve el enigma

y el mar sólo se oculta
tras cristales de sal
amontonados.


Luisa Arellano


Como Chaconi está atareadísimo haciendo preciosas fotografías y no viene a contarnos nada, me tomo la libertad de, tomando como base una de esas maravillas suyas, dejar aquí un poema mío para que foto y poema se hagan compañía. :)

3 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Estupendo poema marino. El mar, ese gran Neptuno, que abraza y mata, que acoge y acapara.
Besos

chaconi dijo...

Con todo mi cariño, gracias. Un detalle precioso por tu parte, besos.

Luisa Arellano dijo...

Me alegro que te haya gustado Esmeralda. Un millón de gracias.

Y me alegra tu vuelta, Chaconi, y que te haya gustado. Para mí ha sido un placer encontrar inspiración en tu foto ¡artistazo!

Besos a los dos.