domingo, 20 de junio de 2010

La paz interior

Será realmente la felicidad, la tranquilidad, la ausencia de miedos, la falta de complejos, la confianza en los demás y la ausencia de complicaciones.
Cuando esos adentros parecen huecos y se perciben en ellos como retumban unas voces sordas que logran hundirte hasta lo más profundo.
Esos dolores del alma que te suben apretando al pecho, hasta casi ahogarte, impidiendo que cualquier brizna de aire entre a renovarte.
Cuando todo en esta vida crees que esté preparado y dispuesto a hacerte daño, cuando no confias ya en nada ni nadie.
Llegó la hora, se como lograr esa paz interior, esa felicidad, esa inalcansable ausencia de mal. Tierna eutanasia infringida poco a poco, gozoso tunel, en el que se acabó el horror.

3 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Es lo más importante: conseguir la paz interior que demuestra que sabemos adaptarnos a las circunstancias, que dormimos tranquilos por las obras realizadas, que el camino está bien andado...
Un beso

Luisa Arellano dijo...

Afortunado, tú. No dejes que se te escape ni una gotita.

Me elegro contigo, mi buen amigo.

Lectores Inquietos Poemas dijo...

Hola encantado de conocer tu espacio me gusto mucho tu
publicacion te sigo.
Feliz dia...