martes, 11 de mayo de 2010

LEER

En mas de una ocasión, aquí, he hecho mención a un gran escritor, siempre desde mi humilde punto de vista, el punto de vista de un lector no muy constante y mucho menos experto, pero si exigente a la hora de empezar un libro. Hay algunos que los he empezado varias veces y cuando no gustan, ahí se quedan, no leo algo que no me llene, transmita ni me envuelva.
Se trata de Carlos Ruiz Zafón, leí la sombra del viento y algunas noches atras empecé, el juego del angel. Desde que coges el libro en tus manos y comienzas a descifrar esos caracteres impresos sin darte cuenta entras en otro mundo, el mundo, al que quiere trasladarte, de estar en el siglo XXI en el sur del sur de la peninsula, te vés en la Barcelona de principios del siglo pasado, viendo, oyendo, y oliendo, lo que te rodea. Envuelto en todo, eres transportado a otro lugar y otro momento tras unas paginas, y a veces deseas quedarte alli mucho tiempo, pero mucho, para poder vivir cosas que si no fuera así, nunca las viviría.
Después de haber leido varias paginas llegué a una reflexión del protagonista, que me parece digna de compartir con tod@s. En dicha reflexión él habla de un sentimiento, o de una condición del ser humano muy arraigada, abundante y familiar en nuestras vidas.
Muchas entradas atrás, le dediqué una enterita, pero jamás la hubiera podido describir, como se describe en este libro:
-La envidia es la religión de los mediocres. Los reconforta, responde a las inquietudes de los que roen por dentro y, en ultimo termino, les pudre el alma y les permite justificar su mezquindaz y su codicia hasta creer que son virtudes y que las puertas del cielo sólo se abrirán para los infelices como ellos, que pasan por la vida sin dejar más huella que sus traperos intentos de hacer de menos a los demás y de excluir, y a ser posible destruir, a quienes, por el mero hecho de existir y de ser quienes son, ponen en evidencia la pobreza de espititu, mente y redaños. Bienaventurado aquel al que ladran los cretinos, porque su alma nunca les pertenecerá.

4 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Acertado tu rescate sobre el comentario de la envidia. Suscribo lo que dices.
Un saludo cordial.

Luisa Arellano dijo...

Vuelves a dar en la diana, con esas observaciones tuyas que no se dejan escapar absolutamente nada.

A mí Carlos Ruiz Zafón también me engancha y lo disfruto mucho.

Me gustaría poner mi poema "Fuerzas" en el Blog Poetas de Hoy y en el mío, que aún no lo he puesto allí (es que aquí fue el estreno jejeje) y quiero pedirte permiso para poner tu fotografía del mar acompañándole ¿puedo?

Besos

chaconi dijo...

Duermes poco eehhh?. Tienes mi permiso pero sabes que no tenías ni, que haberlo pedido. Si te gusta alguna más la coges. Un beso

Luisa Arellano dijo...

Pues me llevo la fografía para, en cuanto pueda, ponerlas en mi blog.

La última marina que es dejado es preciosa... me tienes maravillada con las fotografías.

Un abrazo enorme.